fbpx

Los consejos de la gallega Always Blue para crear una arquitectura web eficaz este 2023

Desarrollo web

Si estás haciendo una página web (o tienes que renovarla), estos consejos de la firma coruñesa Always Blue te vendrán muy bien

¿Qué es eso de la arquitectura web?

Las expresiones arquitectura web o estructura web hacen referencia a la forma en que los diferentes elementos de una web se relacionan entre sí y se presentan a los usuarios y motores de búsqueda. Hablamos, por ejemplo, de cómo las distintas páginas de un sitio web se enlazan desde el menú, se conectan entre ellas y se agrupan en categorías y subcategorías.

¿Cómo afecta al rendimiento de mi web?

Suena a sentencia de esas que repiten los gurús del ciberespacio, pero es verdad: una arquitectura web bien diseñada es imprescindible para ganarse a los usuarios y los motores de búsqueda. ¿Por qué? Pues porque unos y otros necesitan saber, con facilidad y rapidez, dónde está lo que buscan. 

¿Sabes cuando llegas a una ciudad muy caótica y no hay quién entienda cómo funciona el transporte público? ¿Te gusta? ¡Pues al usuario y al buscador tampoco! Quieren comprender de qué va tu web y cómo moverse por ella para llegar al contenido que les interesa. De poco vale que inviertas tiempo y dinero en generar un material de alta calidad si tus posibles clientes no saben o no pueden acceder a él. 

Por eso una arquitectura web es vital: sin ella, tus pobres visitantes se perderán, y abandonarán el sitio antes de que la noche los sorprenda en medio del bosque virtual. En cuanto a los motores de búsqueda, una web de estructura confusa puede hacer que no entiendan la temática del sitio y no lo posicionen. Y en ese caso, adiós a tus visitas.

Beneficios de una buena arquitectura web para los usuarios

  • Mejora la navegabilidad.
  • Aumenta el tiempo de permanencia en la web (dwell time) y hace que sea más fácil encontrar contenido relevante que invite a quedarse. 
  • Reduce el número de clics necesarios para llegar al destino deseado, es decir: acerca al usuario al contenido valioso.

Beneficios de una buena arquitectura web para los motores de búsqueda

  • Agrupa los contenidos en temas y destaca las páginas más importantes, lo que permite a Google y otros motores comprender mejor lo que ofreces y darte un empujoncito en los resultados de búsqueda.
  • Facilita el rastreo de contenido nuevo. Al emplear un correcto entrelazado interno, todas las url tendrán al menos un link apuntándolas, y eso evitará la existencia de url huérfanas (aquellas que no están enlazadas con ninguna otra y, por tanto, no son accesibles de forma natural).
  • Permite que se traslade con más eficiencia la autoridad ganada gracias a los links externos.

¿Cómo crear una arquitectura web que conquiste a usuarios y bots?

Lo primero es realizar una búsqueda de las palabras clave más relevantes para tu negocio. Esa y no otra es la base de la estructura, porque un estudio de keywords apropiado te permitirá sentar los cimientos para cualquier acción de posicionamiento posterior. Solo con la arquitectura no vas a plantarte en la primera página de Google, pero ayuda a que el resto de acciones SEO generen un mayor impacto.

De ese estudio obtendrás las palabras clave principales que emplearás en las categorías, y las palabras clave secundarias que aplicarás en las subcategorías como apoyo de las principales. Así mejorarás la percepción de usuarios y buscadores acerca de tu autoridad en el tema.

Diseña tus menús de navegación. Menús, en plural: tal vez te interese tener uno principal para usuarios en escritorio, otro para usuarios en móvil y un tercero, quizá, en el footer. No olvides que se trata de generar lo que llamamos experiencia de usuario.

Sitúa los temas principales en un menú bien visible y vincúlalos con los secundarios a través de links internos, generando subcategorías. Puedes crear tantos niveles de subcategorías como desees, pero no es buen asunto que un usuario se encuentre a más de tres o cuatro clics de cualquier página.

Diseña tus url. Si tu sitio web tiene miles de páginas quizá te interese incluir categorías y subcategorías tal que así: ejemplo.xyz/categoria/subcategoria/producto. Si está formado por algunas decenas, o incluso unos pocos cientos, puedes olvidar este consejo. ¡Pero no los demás! 

Por último, comprueba que todas las páginas que generas estén enlazadas desde alguna categoría principal o subcategoría: hay que evitar las páginas huérfanas de las que ya hemos hablado.

¿Es demasiado abstracto todo esto? Ok, pongamos un ejemplo

Y no uno cualquiera, no: es un ejemplo propio, porque se trata de la estructura web inicial que diseñé para los servicios que ofrecemos en Always Blue.

Te explico:

Decididos los temas a tratar (SEO, Google Ads, Facebook Ads, Gestión de redes sociales…), se realizó el estudio de palabras clave (la base de toda estructura, recuérdalo) para localizar los términos que nos interesaba incluir en las categorías principales y secundarias.

Una vez localizados los términos en cuestión, los agrupamos por temas y desarrollamos la arquitectura final. Sabíamos que en breve incluiríamos otras secciones, así que diseñamos una estructura de url que contuviese la base de la sección, en este caso servicios. Otra podría ser blog o proyectos. Así, antes de cada servicio, el usuario podrá ver en la url la categoría servicios, ordenando la información y diferenciándola de otras partes de la web.

Parece algo sencillo (aunque en el proceso de búsqueda de palabras clave se invirtieron varios días) y en parte lo es. Pero solo en parte, porque nuestro ejemplo trata de una web con (de momento) pocas páginas. En proyectos de e-commerce pueden crecer exponencialmente los números y llevar al colapso si no se han hecho bien las cosas desde el inicio.

¿En qué momento se debe crear la estructura web?

En Always Blue es el primer trabajo del que nos ocupamos. Cuando alguien nos confía un proyecto de desarrollo web, siempre lo iniciamos con un análisis de los servicios o productos para aplicarlo al estudio de las palabras clave. Así nos aseguramos de que los cimientos de la web sean sólidos y nos permitan asumir un posible crecimiento del proyecto en el futuro.

Ya tengo una web en marcha, ¿puedo modificar su arquitectura?

Respuesta corta: sí.

Respuesta menos corta: sí, pero no es lo ideal. Como ya te habrás imaginado, realizar una arquitectura web consistente y escalable es un proceso arduo que requiere muchas horas de análisis y diseño. Si a eso le sumamos una web que ya está en marcha, los días de trabajo pueden convertirse en semanas.

Mon Vaamonde, fundador de Always Blue

Tomado de: Quincemil

Compartir post:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

¿Te gusta lo que hacemos y cómo lo hacemos?

OFERTA DE EMPLEO DESARROLLADOR FULLSTACK
Llena el formulario:

OFERTA DE EMPLEO CTO
Llena el formulario: